• balneario_cabreiroa01.jpg
  • balneario_sousas3.jpg
  • balneario_caldelinas1.jpg
  • interior_kiosko_sousas3.jpg
  • balneario_cabreiroa2.jpg
  • cabreiroa.jpg
  • Fontenova.jpg
  • interior_kiosko_sousas2.jpg
  • fontenova2.jpg
  • interior_kiosko_sousas.jpg
  • hotel_cabreiroa3.jpg
  • hotel_cabreiroa2.jpg
  • ruta_del_agua.jpg
  • cabreiroa1.jpg
  • balneario_sousas1.jpg
  • Sousas.jpg
  • balneario_cabreiroa6.jpg
  • cabreiroa3.jpg
  • balneario_cabreiroa11.jpg
  • balneario_fontenova0.jpg
Imprimir
PDF

Balnearios de Verín

 

MANANTIAL DE FONTENOVA

En el año 1904 fueron declaradas de utilidad pública y en el 1935 se construyeron las instalaciones balneoterápicas, que cerraron en 1960.

En la actualidad, posee dos elementos arquitectónicos: pabellón de aguas y balneario -de tipo mixto y caracterizado por una arquitectura sin pretensiones- y la envasadora -ubicada detrás de la instalación anterior-. Además, encontramos una pequeña zona verde adosada.

Situada a 400 metros del centro urbano de Verín, la planta de embotellado mantiene todavía el antiguo balneario, cerrado en 1962, cuyas instalaciones terapéuticas, aunque modestas eran muy empleadas por los agüistas. Poseía duchas dorsales, lumbares, abdominales, frías y calientes, escocesas, y baño de asiento, así como un dispensario médico en el que los agüistas podían ser atendidos por el médico e incluso llevar a cabo algunos análisis.

Sus aguas emergen a una temperatura que va desde los 10 a 14 grados en los manatiales de agua sin gas a 18-19 grados en los manantiales de agua con gas. Las características de las aguas es similar en todos los manantiales: bicarbonatadas sódicas, litínicas y fluoradas, de mineralización fuerte en las aguas con gas y de mineralización débil en las que son sin gas. La fuente original, la que es conocida como “Fuente do Espido” que se encuentra a la puerta del establecimiento, mana a 17 grados, con el picorcillo característico de un agua con gas natural y un sabor ferroso por las sales de hierro que posee en disolución. Su caudal es 42 litros por minuto.

Localización:
Aguas de Fontenova S.A.
Avda. De Sousas nº 58 32600 Verin (Ourense)
Telf. 988 410 155

 

BLANEARIO DE CABREIROÁ

El balneario de Cabreiroá se encuentra en la aldea que le da nombre al mismo, a la planta embotelladora y al agua que comercializa. Cuando José García Barbón decide fundar este balneario, a principios de siglo XX, los manantiales que había en Cabreiroá contaban con un análisis y un estudio realizado por el Charing Cross Hospital. Poco tiempo después, será Santiago Ramón y Cajal, quien haga un análisis de esta agua y finalmente, será declarado de utilidad pública en diciembre de 1906, hace poco más de cien años.
Entre 1910 y 1936 consigue un gran esplendor, que se truncó durante la Guerra Civil y motivó su transformación en cuartel y hospital. Tras una posterior reapertura cerró definitivamente sus puertas en el año 1961.

El diseño del balneario de Cabreiroá está basado en el mismo concepto de “Ciudad de las aguas” que dio origen a los grandes complejo de Mondariz y A Toxa. Aunque por la cercanía a la villa de Verín, no llegó a desarrollar íntegramente el concepto, rematando en un complejo de menor entidad, constituido por un hotel con jardín -es un edificio de líneas severas con una escalera monumental en la entrada, y compuesto por un recibidor, salones de baile y juegos, comedor y cuartos amplios-, el pabellón de aguas -que tiene una planta octogonal y está edificado en hierro y piedra-, el bosque o parque, y posteriormente, la planta envasadora.

Las aguas de Cabreiroá son bicabornatadas sódicas. Emergen a una temperatura de 16 grados, con un caudal de 8 litros por minuto. La concentración de anhídrido carbónico, bicarbonato sódico, bicarbonato lítico y bicarbonato potásico no se da en otras aguas acídulas alcalinas de la península y muy difícilmente es encontrable en otros manantiales europeos.

 


Estas aguas, inodoras, transparentes y de sabor agradable -y suavemente picantes-, son bicarbonatadas, sódicas, litínicas y acídulas -mientras que las utilizadas para el envasado sin gas son de mineralización débil, las empleadas para lo embotellado con gas son de mineralización fuerte-. Su principal indicación son las aficiones de las vías urinarias -cólicos nefríticos, cálculos, nefrite y pielonefrite, cistite, infecciones urinarias-, para trastornos gastro-hepáticos y biliares -cómo dispepsias, gastrites, cólicos hepáticos, alteración da vesícula, calculose o ictericias- y los metabólicos -como la hiperurcemia y la diabetes-. La manera de administración es el uso del agua en bebida, o pie del manantial, en tomas reguladas y progresivas durante unos 15 días, acompañadas de un régimen alimenticio.

Actualmente las aguas de Cabreiroá son comercializadas embotelladas con o sin gas, constituyendo una das empresas más importantes de Galicia en este sector. Y el pabellón de aguas está abierto al público para la toma gratuita de las aguas.

Localización: Aguas de Cabreiroá S.S.
Acceso Balneario de Cabreiroá S/N
Telf. 988 590 015

 

MANANTIAL DE SOUSAS

En 1859 fueron declaradas de utilidad pública, conjuntamente con las de Caldeliñas; y en 1867, a instancia de Hermenegildo Guitián, gobernador de Ourense, se construyó el paseo que unía la villa del Támega con la fuente. En 1892 se arregló la fuente, dotándola de una arqueta cerrada con un cristal, que garantizaba la asepsia y preservaba la composición da agua; y se construyeron el pabellón de aguas -de 10 metros de diámetro-, un paseo-galería -de 70 metros-, las primeras instalaciones de la embotelladora, los despachos y los jardines.

El balneario consigue su máximo esplendor en el primer tercio del siglo XX , aunque con el paso de los años esta relevancia evoluciona hacia el sector embotellador, convirtiéndose en la segunda empresa de envasado de aguas de Galicia. Con todo, el pabellón de aguas segue abierto al público, para la toma gratuita de las aguas.

El agua para el embotellado se obtiene de dos captaciones: un sondeo, de 30 metros de profundidad, de donde se extrae el agua de envasado con gas y otro, de 110 metros de profundidad, que se utiliza para o envasado del agua sin gas.

Ocho manantiales proporcionan el caudal con el que Sousas embotella su agua minero medicinal. Aproximadamente, el 95 por ciento del agua que comercializa es sin gas y tan sólo entre un 3 y 5 un por ciento de gas. La temperatura de emergencia es de 16 grados y a pie de la fuente del balneario el agua posee una ligera cantidad de gas carbónico. Son aguas bicarbonatadas, sódicas, litínicas y fluoradas. La presencia de sulfuros es mínima, pero lo suficiente para darle un leve olor característico.

Las aguas de Sousas están especialmente indicadas en la disolución de las piedras y cálculos renales formados por el ácido úrico o el ácido fosfórico. Gozan de un gran valor diurético y son recomendadas para casi todos los problemas de las vías urinarias y algunas del aparato digestivo como dispepsias y gastritis. Los tratamientos se desarrollan por vía oral, bebiendo una cantidad creciente cada día durante períodos que normalmente van entre los 9 y los 15 días. La propiedad, si bien centra toda su actividad económica en el embotellado y distribución de agua de mesa, mantiene abierto el pabellón de bebida de manera gratuita para los agüistas que se acercan allí a tomar las aguas, en la temporada que va desde el 15 de junio a 15 de septiembre.

Localización: Euroinversiones Aguas de Sousas S.L. Unipersonal
Avda. De Sousas nº 126
32600 Verín
Telf. 988 410 230

 

MANANTIAL DE CALDELIÑAS

A pesar que no existen referencias históricas hasta principios del siglo XIX, su historia es complementaria a la Fonte de Sousas, ya que ofertaba el uso balneoterápico que no poseía Sousas, e incluso pertenecían al mismo propietario. En 1854 fueron analizadas por A. Casares y se declararon, al igual que las de Sousas, de utilidad pública en 1859.

 

El balneario fue construido a finales del siglo XIX, y aunque en la actualidad se encuentra en ruinas -tras ser cerrado al público en 1960-, todavía podemos contemplar la belleza de su construcción. Dicho balneario consta de dos edificaciones: una, al lado de la carretera, en la que están situadas los manantiales, tres piscinas para baño colectivo, los vestuarios y un depósito de almacenamiento del agua para el otro edificio; en ese segundo, estaban ubicados, en cada lateral, los baños -uno para cada sexo- y los complementos de hidroterapia -duchas, salas de inhalación-.
Las aguas nacen en terreno arcilloso acompañadas de bastantes burbujas, en una fuente que va a desembocar la una pequeña piscina -en la que existían unos filamentos verdes familia de las hidrofitas-, en la que también brota agua con bastantes burbujas de gas.

El caudal es de 83 litros/minuto y la temperatura de 24ºC.  Esta agua es diáfana, incolora, inodora y de sabor ligeramente alcalino (de mineralización media, bicarbonatados-sódicas, fluoradas y litínicas) y estaban indicadas para las dolencias da piel y sus más y sus menos reumáticos -mediante baño y técnicas externas-.

Localización: Se encuentran situadas en el pueblo de Caldeliñas, a 4 km de Verín.

 

FONTE DO SAPO

A  Fonte do Sapo está situada a 2 kilómetros de Verín, por la Avenida de Castilla, en dirección a Madrid. Antes de llegar a la gasolinera, tomamos un desvío a la izquierda, y siguiendo todo recto, a unos 800 metros, encontramos dicha fuente, una de las más concurridas de la zona.

Este manantial nace de abajo a arriba, entre rocas, y está cubierto por losas de una piedra, como una fuente rústica. El caudal es constante, no muy abundante y la temperatura fría.

Su composición es semejante las restantes de Verín: alcalina, de sabor agradable, bicarbonatado-sódica, litínica, fluorada y ligeramente sulfurada.  Se toman sólo en bebida, para o aparato gastro-hepático y para os trastornos urinarios.

 

UN AGUA PARA CADA PLATO..

Las aguas clásicas y marcadas (aquellas más gaseadas), son las apropiadas para los primeros platos, entrantes, entremeses..., porque estimulan el apetito.

Para las ensaladas, las aguas efervescentes son las más indicadas. Para los mariscos, resultan más idóneas las aguas sin gas, pero también las ligeras, ya que producen un contraste de sabores, dejando texturas adicionales en el paladar.

Para los primeros y segundos platos, independientemente de que sean carnes o pescados, las aguas sin gas, ligeramente gaseosas o efervescentes, son las más indicadas, aunque las carnes rojas casan mejor con aguas efervescentes o clásicas.

Los postres deben ir acompañados de aguas sin gas o efervescentes, para evitar la acidez de estómago y ayudarnos a digerir los alimentos. La temperatura ideal del agua en el momento de su consumo es de entre 12º y 16º.

< Septiembre 2017 >
Lu Ma Mi Ju Vi Sa Do
        1 2 3
4 5 6 7 8 9 10
11 12 13 14 15 16 17
18 19 20 21 22 23 24
25 26 27 28 29 30